Kogo y la reflexología facial (I)

La cara, el espejo del cuerpo y del alma

Es conocido que, si el ser humano es el microcosmos del universo, igual lo son cada una de las partes de uno mismo, las que nos reflejan por completo.

Kogo_reflexología_facial
Podemos decir que todo lo que somos a todos los niveles está representado en nuestro rostro. Hay una representación fisiológica, psicológica y hasta patológica de nuestro estado general. El masaje Kogo y la experiencia del terapeuta es capaz de desentrañar las patologías del individuo a través del rostro.

La base de la reflexología es principalmente el” efecto espejo”, se establece una correlación de gran sutilidad entre cada órgano y un punto del rostro. En nuestro caso, el masaje Kogo, tiene como principal propósito el reequilibrio fisiológico de la salud a través del masaje sobre toda la zona del rostro; aunque sea más conocido en nuestro tiempo como un masaje rejuvenecedor o que produce un gran lifting natural. que son: la aurícula, muy cercana al rostro y al cerebro no por ello menos efectiva, y los pies otra zona muy interesante que también contiene los mismos puntos que el rostro.

En el masaje Kogo no utilizamos ningún tipo de herramienta ni aparatología, en MTC si se utilizan agujas, pero en Kogo nuestra herramienta son nuestras manos, que son utilizadas con una precisión exquisita. Hablo de la mano en su conjunto porque no son sólo los dedos los que participan de este baile único, no es solamente la digito presión de los dedos en lo que consiste la terapia, es un movimiento que parte del cerebro y se convierte en movimiento y luego en un baile de vibración.

Toda esta energía la depositamos en una determinada zona o punto para conseguir un determinado efecto. El masaje de gran sutilidad cuando lo recibes consiste en una estimulación de las zonas reflejas de una manera dinámica y precisa. Con ello lo que hacemos es despertar la energía o CHI y la hacemos circular a través de los puntos reflexológicos faciales. Con este procedimiento permitimos a los órganos encontrar siempre de una forma natural y sin ningún tipo de peligro, la vitalidad perdida y recobrar su buen funcionamiento.

Patrones terapéuticos

El masaje Kogo aúna en su método diferentes técnicas de prevención de la enfermedad y mantenimiento de la salud del cuerpo.

Se estimulan las funciones esenciales del mismo, gracias al efecto de refuerzo del sistema inmunitario que se desencadena, lo que permite al propio cuerpo conseguir su auto curación. En ningún caso el masaje terapéutico Kogo puede suplir los tratamientos médicos clásicos, pero si combinamos tratamientos puede ser un apoyo, y contribuirá con eficacia a fortalecer el sistema inmunológico del paciente.
Podría ser, en cualquier caso, una terapia complementaria para poderla asociar a cualquier tipo de tratamiento.
El sistema nervioso presenta una mejoría instantánea, que es fundamental en la prevención de trastornos emocionales que podrían convertirse en patología a lo largo del tiempo.

Diagnosis en Kogo

Como comienzo de cualquier terapia se realiza un diagnostico muy sutil y preciso por parte del terapeuta. Es solamente a través de la experiencia del terapeuta como se puede estimar como se encuentra el paciente y cuál es la problemática de la piel del rostro que es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo. El terapeuta tendrá que leerlo en la primera fase del masaje. Tiene diferentes tipos de entradas de información o inputs.

prueba 2

Primero, un reconocimiento visual, acompañado de una palpación casi imperceptible para la persona a diagnosticar que pasara completamente desapercibida por ésta. El grosor, el color, la textura de la piel, la flacidez o la inflamación, permiten que el terapeuta tenga un mapa muy preciso del estado de la persona desde el primer momento. Sin temor a equivocarnos podemos decir que todas y cada una de las enfermedades, sean cuales sean, tienen su origen en un stress continuado del sistema nervioso.

Kogo consigue desde un primer momento una relajación de gran profundidad, que es el pilar básico y concepto esencial en la medicina tradicional china y japonesa. El origen de cualquier enfermedad comienza con la falta de sueño y de descanso, junto con el Stress repetitivo o permanente que lleva al agotamiento. Una actividad física insuficiente o nula, tristeza, depresión, o conflictos psíquicos. Todos estos elementos que son el pan nuestro de cada día constituirán la base de la enfermedad por el debilitamiento de las defensas del sistema inmunológico.

Existe una parte de nosotros que en MTC llamamos Chi o energía vital, que se va debilitando y que consigue derribar las defensas que el cuerpo utiliza como barrera para hacer frente a los virus y bacterias que, por naturaleza, nos rodean. El propio organismo y el entorno flaquean y la enfermedad hace su aparición. Lo que hace la terapia del masaje Kogo es devolver a través del tacto y la presión a cada uno de los puntos desenergetizados la energía vital perdida. Consiguiendo que la piel del rostro y los órganos desvitalizados se recarguen y rejuvenezcan en el tiempo. La piel del rostro experimenta un rejuvenecimiento originado por la vitalización energética y a nivel fisiológico con la irrigación de sangre nueva y la detoxificacion que conseguimos a través de la linfa. Kogo consigue un verdadero lifting Natural sin recurrir a ningún producto químico ni aparatología.

¿No es casi un milagro?

No Comments

Post A Comment