masaje Kobido

El Masaje Kobido

Historia del masaje Kobido o Masaje Facial Japonés

El masaje Kobido es un arte ancestral japones, y es el nombre de un linaje, que consiste en aplicar unas técnicas de masaje facial en el rostro para conseguir un rejuvenecimiento facial único, el Masaje facial Japonés.

En su origen Kobido significo “ La casa de la fragancia de la belleza” ( Fragance Beauty House), en los años 90 cambio su nombre en Kanji por “ Camino antiguo de la belleza”.

Es una técnica completamente manual y se forjo a mediados del siglo XV (540 años), al ser un linaje ha pasado siempre de padres a hijos dentro de una misma familia, hasta nuestra época que ha sido trasmitido por el maestro Shogo Mochizuki en Estados unidos y Europa. El masaje Kobido aparece en esta etapa del estado japonés unido a la medicina tradicional japonesa del momento, fue una época donde se empezaron a cultivar las artes, la cultura y la medicina.

El masaje Kobido toma sus raíces del masaje ANMA practicado en Japón desde hace más de 2700 años, como podemos comprobar es una técnica ancestral que fue traspasada de generación en generación por sus practicantes. En nuestra época es casi un milagro pensar que haya podido llegar a nuestros días después de haber sido transmitido a las personas de una manera oral.

Durante varios cientos de años estas técnicas fueron practicadas por personas invidentes que conseguían sanar y mejorar las enfermedades, todavía no eran técnicas que fueran unidas a la estética como hoy las conocemos.

 

 

Siempre tuvieron en su fin una intención de curación, iban unidas a las técnicas medicas del momento. En todo momento eran técnicas medicas que curaban tanto el interior como el exterior.

¿En que consiste el masaje Kobido?

La técnica Kobido consiste en aplicar en el rostro técnicas de masaje muy precisas (45 tecnicas básicas y hasta 1000 variaciones de estos mismos pases) es una técnica que conlleva una práctica que dura años para llegar a la excelencia.

Las técnicas incluyen: amasamientos del rostro, frotaciones muy rápidas y sutiles, vibración sobre el rostro cuello y escote.

La movilización de los tejidos es fundamental a la hora de conseguir descontracturar, drenar las inflamaciones y tensar la musculatura para conseguir una remodelación total del rostro.

La velocidad de las manipulaciones junto con la precisión de los gestos sobre los tejidos serán lo que provocarán el rejuvenecimiento facial.

 

masaje kobido

 

El masaje facial completamente manual, remodela y embellece totalmente el rostro.

Como hemos comentado anteriormente en la técnica Kobido existen dos misiones que son la estética por un lado y el concepto de salud basado en la medicina tradicional china, por eso puedo decir que es la única terapia estética a nivel mundial.

Este masaje facial completamente manual, remodela y embellece el rostro, pero también trata el cuerpo, anteriormente hemos comentado que va unido al concepto de salud y que se basa en la medicina tradicional china.

Cuando tratamos el rostro de la persona estamos tratando igualmente su cuerpo, es una técnica estética holística que devuelve tanto al rostro como al cuerpo la energía perdida.

Las personas cuando la reciben observan que su cuerpo esta mucho más descansado y relajado.

Kobido antes y después:

masaje facial japones

Este es el resultado Kobido antes y despues.

¿Cómo conseguir un lifting Kobido facial para un rejuvenecimiento facial?

Al igual que en los masajes tradicionales que estamos acostumbrados a recibir en el cuerpo, el masaje facial, aunque mucho más complicado de realizar por la pequeña extensión que tenemos en el rostro, va a deshacer cualquier tipo de tensión que tengamos en el rostro.

Las tensiones que se acumulan en el cuerpo también se acumulan en el rostro, de hecho, existen zonas que se sienten dolorosas al tacto, lo que nos pasa es que no percibimos esas zonas porque no solemos hacer las manipulaciones sobre el rostro.

Las personas de mediana edad, aunque puede ser antes, acumulan gestos de dolor en el rostro y tensiones que avejentan el rostro de las personas. Nuestro rostro en la juventud muestra contornos redondeados más tarde cuando envejecen se vuelven duros y con aristas.

El rostro sufre una esqueletización progresiva, la palabra es realmente dura, pero ejemplifica realmente bien lo que le va sucediendo al rostro a medida que pasa el tiempo.

La grasa que estaba repartida por el rostro por igual empieza a perder su sitio porque tendones y músculos van relajándose y la distribución de esta va cambiando, igualmente el hueso del rostro se retrae igual que los tejidos en las encías.

Kobido y su técnica nos ofrece el poder frenar este avance que no es magia, sino trabajo muy delicado y que necesita de mucha experiencia para poderlo realizar.

La técnica debe de realizarse conjuntamente con movimientos muy precisos de drenaje de los tejidos, recolocación muscular, activación del flujo sanguíneo y de muchas hormonas internas que se generan por la hiperemia conseguida en el rostro.

Sino se realiza todo a la vez no conseguiremos ningún resultado satisfactorio.

En nuestra vida actual nuestro rostro es nuestra tarjeta de visita por lo tanto nuestra apariencia física es muy importante en todos los ámbitos. A la piel de la mujer se le suman los cambios hormonales que juegan inflamando y desinflamando nuestros tejidos lo que hace que estas distensiones permanentes hasta una determinada edad hacen que la piel se destense.

Para conseguir el lifting facial completo necesitaremos trabajar desde el escote, pasando por el cuello hasta el rostro siempre en un movimiento ascendente, trabajando milimétricamente zona por zona.

En un primer lugar haremos un drenaje masivo en escote, cuello y rostro con movimientos de arrastre muy sutiles porque el líquido linfático no puede ser colapsado, si no lo realizamos sutilmente no conseguiremos lleva la linfa hacia los canales y no podremos detoxificar el rostro.

Por ello que nadie espere un masaje drástico y duro, Kobido es lo contrario, sutil como “Alas de mariposa”, esos son los comentarios que recibo normalmente de mis clientes.

Su efectividad reside en el número de pases a gran velocidad que se realizan y todos siempre de una gran precisión.

Mas tarde trabajaremos milímetro a milímetro los tejidos del rostro empezando desde el punto anterior de la mandíbula donde se generar un número importante de acúmulos de grasa que debemos trabajar para eliminar y dejar las facciones dibujadas.

Poder redefinir el ovalo facial es uno de los trabajos más difíciles del rostro porque todo el descolgamiento de la grasa y el tejido se encuentra en esta zona.

Un cirujano en su sano juicio cortaría…yo no.

Yo trabajo.

El siguiente paso será crear unos hilos tensores en el tejido del rostro.

¿Cómo podemos crear hilos tensores en el rostro de una manera natural utilizando la técnica Kobido?

No es fácil, pero es real. La recolocación de tejidos, el drenaje que retira líquidos no deseables y trabajar la tensión de la inserción de la musculatura en el hueso facial correspondiente dará un resultado de rejuvenecimiento facial y de tensión y firmeza en la piel.

La piel solo recubre y debe de estar elástica. Se hace una super hidratación durante todo el masaje que debemos de mantener durante el resto de nuestras vidas, si lo que queremos conseguir es que la piel no pierda la elasticidad. Eso es lo más fácil, con una aplicación de una crema ecológica y natural.

El trabajo facial requiere una concentración y excelencia muy alto sino no conseguiríamos ningún resultado, cuando un terapeuta sugiera realizar un masaje Kobido lo mínimo que debemos es documentarnos y contrastar que este profesional tiene una formación realizada con el maestro Shogo Mochizuki y que tiene su certificación expedida por Kobido Japón, con ello nos ahorraremos muchísimos fraudes.

envejecimiento facial

Kaneko, Dr. Do Annt (2006)

¿Como consigue Kobido un rejuvenecimiento facial o lifting facial natural?

Nuestro rostro en la juventud muestra contornos redondeados y firmes porque en su interior todas y cada una de sus células están íntimamente cohesionadas, existe una elasticidad y retención del agua que hace a nuestra piel completamente flexible.

Es con el paso del tiempo, los agentes externos e internos los que van cambiando la estructura de la piel, dermis y epidermis.

Por otro lado, la grasa del rostro también pierde cohesión y se va descolocando en el rostro. Se le une la distensión de la musculatura por esta falta de hidratación en todos los tejidos internos y externos.

El líquido que cohesionaba estas células se va colocando en espacios mas distendidos que provocan por la fuerza de la gravedad una acumulación en la zona más baja del rostro.

La técnica del masaje facial Kobido en madrid utiliza varias maneras para luchar contra este envejecimiento, por un lado el drenaje que se realiza durante la aplicación de las técnicas retira este exceso de agua que es lo que provoca el efecto “ sagging” (carita de perrito).

Por otro lado, los movimientos de vibración y amasamiento provocan una hiperemia en los tejidos que genera una afluencia en torrente de la sangre a la zona, óseo alimento que conseguirá instantáneamente rehidratar la piel y conseguir ese aspecto lozano y elástico en la piel.

El arrastre y la velocidad y precisión de otros movimientos conseguirá tensar la musculatura y devolver a la zona de la inserción de la musculatura y el hueso más hidratación.

Todas estas manipulaciones siempre son extremadamente sutiles nunca dolorosas ni siquiera molestas por lo que hacen de esta técnica un arte.

Si en algún momento alguien recibiera un masaje que no fuera delicado y sutil, no estaría recibiendo un masaje denominado Kobido o masaje facial japonés

Todos estos movimientos dentro del masaje facial deberán de ser realizados de una manera muy precisa y a mucha velocidad porque si no tampoco tendrían efectividad para conseguir la tensión en los tejidos del rostro, Kobido es único.

 

¿Cuántas sesiones son necesarias para conseguir un lifting con el masaje facial Kobido en Madrid?

Las sesiones que deberán recibir las personas dependerán mucho de diferentes factores. Edad de la persona, genética, estado de los tejidos, estilo de vida y alimentación.

No es lo mismo una persona que quiere recibir un masaje en su mediana edad o en una edad mas avanzada los tejidos pierden elasticidad si no son manejados por un profesional Facialista (persona que cuida de los tejidos faciales).

Una persona de mediana edad ( 30- 40), una vez valorada por un experto terapeuta deberá recibir como mínimo un total de 3 sesiones en tres semanas consecutivas y mantener una continuidad de una vez al mes con su Facialista.

Este tratamiento será de choque, a veces la recuperación de los tejidos necesitara un número mayor de sesiones que siempre valorará el experto. Si la edad fuera superior iríamos aumentando el número de sesiones.

El aspecto de las personas que tratan sus tejidos con un experto Facialista y continúan su mantenimiento con el durante años pueden conseguir mantener su rostro en las mismas condiciones durante casi toda su vida. Si a estos cuidados se le unen técnicas de liberación miofascial tendremos otro tratamiento superior como es Kogo.

Como el lector comprobara, no es en ningún caso un numero excesivo de sesiones, al contrario, en pocas sesiones se consiguen grandes resultados.

También por supuesto dependerá de la destreza del Facialista y siempre del estado de los tejidos en el momento en que empecemos con el tratamiento.

No es lo mismo empezar con 30 años o con 65, el estado de los tejidos, la tersura de la piel y la capacidad de reacción va cambiando a medida que vamos cumpliendo años.

Debemos ponernos en manos de un Facialista( hablaremos del término más adelante) lo antes posible.

¿Quién es el maestro de Kobido o Masaje facial japonés en la actualidad?

El doctor Shogo Mochizuki es uno de los practicantes de masajes con mas conocimientos y experiencia del mundo, porque a la temprana edad de 4 años comenzó su entrenamiento con su abuela. Es medico de medicina europea y japonesa, la familia perteneció a una familia de médicos desde hace más de 250 años.

Es maestro de la 26ª generación de la casa y el linaje Kobido.

En 1977 empezó a estudiar con su maestro Ito que era el maestro de la generación 25 anterior, como bien dijimos anteriormente el maestro Ito nombro tres sucesores entre ellos el maestro Shogo que es la actual cabeza de Kobido.

 

¿Quién puede dar el masaje Kobido en Madrid?

Los aprendices y practicantes del maestro Shogo Mochizuki, yo en mi caso en España, soy la persona que puede demostrar y ejecutar un masaje facial japones Kobido, y sus tratamientos están basados en 48 técnicas antiguas de los antiguos maestros de Kobido. Os dejo mis procesos aquí.

Nuestra filosofía es la siguiente: la belleza surge del perfecto equilibrio de la salud física, emocional y espiritual.

Nuestra mas profunda creencia es que sin salud no se llega a la belleza total.

Los tratamientos en que utilizan la técnica Kobido madrid están diseñados para mejorar nuestra salud y nuestra belleza.

No os perdais nuestros artículo sobre como hacer una blafaroplastia natural

¿Os ha gustado este artículo? Dejar vuestros comentarios 🙂

No Comments

Post A Comment